Menú
Árboles de Navidad tradicionales: decoración roja y dorada
DECORÁCIÓN ÁRBOLES

Árboles de Navidad tradicionales: decoración roja y dorada

La tradición del árbol de Navidad es una de las más recurridas, ya que resulta extraño ver una casa sin este típico adorno navideño. Hay muchas formas de hacerlo, siempre escoge los colores y formas que más te gusten, apuesta por los clásicos rojo o dorado, o bien innova.

Cuando se acerca la Navidad, muchas son las cosas que tenemos que preparar para que esté todo listo para cuando lleguen estas fiestas tan entrañables. La decoración es una parte muy importante de estos días. Las calles se llenan de luces, los centros comerciales cada año intentan superarse más y nuestras casas se decoran de una manera más personal, pero sin olvidar las tradiciones. Tradición e innovación se unen en unas fiestas en las que los símbolos son los mismos, sólo que los tiempos cambian y ellos también. Ángeles, copos de nieve, belenes o papa noeles inundan nuestro entorno, aunque el más característico suele ser el árbol de Navidad. El árbol de Navidad, ya sea natural o artificial, es una decoración navideña que encontramos en cualquier casa, comercio u oficina. Los hay de muchos colores y tamaños, siempre decorados con guirnaldas o bolas. Mucho se ha innovado en lo que a complementos del árbol de Navidad se refiere y en el color del propio árbol. Aun así, hay mucha gente que prefiere ser fiel a la tradición y su elección para la Navidad es un árbol decorado en tonos rojos o dorados.

Decorar el árbol en los tradicionales colores rojo y doradoDecorar el árbol en los tradicionales colores rojo y dorado

Cómo decorar un árbol de Navidad con complementos rojos y dorado

En primer lugar, tendremos que escoge el tipo de árbol que vamos a decorar. Se puede optar por un árbol natural, ya sea un abeto o un pino, o por uno artificial que intenta simular el mismo aspecto y que nos puede durar durante varios años. En el caso de que escojamos un árbol artificial, podremos escoger color, por ejemplo verde o blanco, pero al tratarse de una decoración tradicional en tonos rojo y dorado, será más conveniente escogerlo verde. Otro aspecto a tener en cuenta será el tamaño de nuestro árbol de Navidad ya que eso influirá en el tipo de decoración que hagamos. Teniendo el árbol listo, escogido y colocado, toca empezar a decorar.

1.En primer lugar, tendrás que colocar las luces a lo largo de todo el árbol. El color de éstas puede ser rojas o doradas, o en el caso de que pienses que puede quedar un poco cargado, utiliza luces de distintos colores. También está la opción de utilizar uno de los dos colores para las luces y otro para los adornos. Para colocarlas empieza por la parte de arriba, ya que el cable deberá salir por abajo hacia el enchufe y no quedaría muy estético hacerlo de la forma contraria. Vete colocando las luces de tal manera que el cable, normalmente de color verde, quede disimulado con las ramas de nuestro árbol. Otro aspecto a tener en cuenta es la distancia entre las luces. Ésta ha de ser equilibrada sin que quede una parte más iluminada que otra. Las luces ya vienen con una separación predefinida en el cable, pero las enrolles más en unas ramas que en otras porque entonces nuestro árbol de Navidad quedará descompensado.

Gurinaldas, bolas y luces, las estrellas de la decoraciónGurinaldas, bolas y luces, las estrellas de la decoración

2.El siguiente paso será colocar las guirnaldas. Éstas le darán a nuestro árbol un aspecto mucho más frondoso. Dejarlo sólo con las luces sería dejar un poco desnudo. Hay multitud de tipos de guirnaldas, por ejemplo las hay con luces, pero como ya hemos hecho puesto una base de ellas, será mejor no decantarnos por esa opción. La guirnalda más tradicional es el espumillón. Iremos colocándolo de manera circular sobre nuestro árbol, de arriba hacia abajo sujetándolo entre las ramas. Podremos utilizar tanto el rojo como el dorado y distintos grosores de espumillones para darle un toque más original, aunque es recomendable utilizar un único color, dejando el otro para los adornos. Para ver qué tal vamos y que quede muy sobre cargado, de vez en cuando podemos alejarnos un poco de nuestro árbol para ver cómo está quedando.

3.Estrella. Con este paso coronamos nuestro árbol. Se hace antes que colocar los adornos ya que, en el caso de que no lo consigamos colocar bien a la primera y se caiga, no se lleve consigo ningún adorno que hayamos puesto ya en el árbol. Normalmente se utiliza una estrella para poner en lo alto de nuestro árbol de Navidad, aunque también existen variaciones como lazos, ángeles o un copo de nieve. Irá del mismo color que hayamos escogido para nuestros adornos resaltando así sobre una base de guirnaldas.

La estrella una parte fundamental del árbol de NavidadLa estrella una parte fundamental del árbol de Navidad

4.Por último, le toca el turno a los adornos. En nuestro caso utilizaremos bolas, aunque también hay otros adornos característicos de los árboles de navidad como las campanas, los lazos o las manzanas que pueden ser utilizados. De arriba hacia abajo, vete colocando las bolas de manera uniforme. Puedes ponerlas en los extremos de las ramas o si no puedes añadir alguna por la parte interior para darle profundidad. Esto será a tu elección y como creas que queda mejor. Ten cuidado de no sobrecargar de bolas más unas zonas que otras. En lo que respecta a los colores, si hemos utilizado el rojo para los espumillones, el dorado será el escogido para las bolas o los adornos que hayamos escogido para nuestro árbol de Navidad o viceversa. Una vez hayamos terminado de decorar nuestro árbol de Navidad tocará ver el resultado final, para ello, enciende las luces, ponte a una pequeña distancia de él y mira cómo te ha quedado. Esto te servirá para darle los últimos retoques. El árbol puede montarlo una persona sola o, como ocurre en muchos hogares, que sea la familia entera la que participe de la colocación de este elemento decorativo tan navideño

Artículos recomendados

Comentarios