Menú
Celebrar la Navidad sin decorar tu casa: ¿Es posible?

NAVIDAD SIN DECORACIÓN

Celebrar la Navidad sin decorar tu casa: ¿Es posible?

La Navidad es una época que gusta a gran parte de la población, no obstante, también tiene sus detractores. Muchos son los que no decoran su casa porque no les gusta o no están pasando un buen momento. ¿Es posible celebrarla sin adornos?

Celebrar la Navidad sin decorar tu casa: ¿Es posible?

¿Aún no has colocado ni un adorno de Navidad en tu casa? ¿Piensas en montar el Belén y te entran sarpullidos? ¿Tienes que buscar y comprar la decoración y no sabes siquiera por donde empezar? ¿Te empiezas a estresar por la limpieza que tendrás que hacer en enero y aún no has puesto el árbol?

No te preocupes, que te traigo una buena noticia: no es obligatorio decorar tu casa para celebrar la Navidad. Como lo lees. No es ninguna obligación engalanar la casa ni la oficina para pasar estas fiestas. Si no quieres/puedes/te apetece hacerlo, no lo hagas.

¿A que te he quitado un peso de encima? Bastantes cosas tenemos de las que ocuparnos en estas fechas entre organizar cenas con la familia, copas con los amigas y compra de regalos para todos como para encima preocuparnos de que nuestra casa luzca digna de un reportaje de las revistas de decoración.

La decoración en Navidad es indispensable, no obstante no es obligatoria y puedes no hacerloLa decoración en Navidad es indispensable, no obstante no es obligatoria y puedes no hacerlo

Si no pones este año la decoración navideña no pasa nada. Tampoco ocurrirá nada si no lo haces en sucesivas fiestas o decides reducir el nivel de intensidad de tus adornos. A veces nos olvidamos que el fin último por el que lo hacemos es disfrutar y cuando se convierte en todo lo contrario no merece la pena hacerlo.

La tradición no manda

La tradición dice que en diciembre tenemos que colocar nacimientos, árboles y llenar el salón de luces de colores y espumillón. Pero también dice que hay que enviar tarjetas de Navidad con tus mejores deseos a tus seres queridos.

¿A que ya no mandas christmas? Puede que lo hagas pero seguro que el número de destinatarios ha descendido mucho en los últimos años. Las tradiciones evolucionan y al igual que ahora mandamos mensajes de whatsapp para desear felices fiestas no tenemos que engalanar nuestra casa con toda clase de elementos decorativos.

Basta con poner un coqueto misterio o un pequeño árbol de Navidad, de los que vienen con todos sus adornos incluidos y montas en menos de cinco minutos. Las tradiciones evolucionan y, lo que es más importante, se adaptan a nuestras necesidades, cualquiera que estas sean.

Motivos para no hacerlo

¿Te gusta hacerlo? Adelante. ¿No te apetece? Adelante también. No te fuerces a hacer algo que no quieres o algo para lo que no tienes tiempo. Y es que la ausencia de tiempo para dedicarlo a los menesteres de decorar la casa es uno de los motivos por los que mucha gente se plantea en ocasiones no hacerlo.

Otro es la ausencia de espíritu navideño. No cabe duda que cuando la familia se reúne o cuando hay niños es cuando más nos invade el espíritu navideño, que lleva parejo decorar la casa, comprar regalos, preparar copiosas comidas y repartir amor y felicidad.

Hay muchos motivos por lo que te impiden celebrar la Navidad, no te sientas obligado y disfruta a tu maneraHay muchos motivos por lo que te impiden celebrar la Navidad, no te sientas obligado y disfruta a tu manera

Cuando recientemente hemos perdido a un ser querido o por circunstancias no podemos estar en la compañía que nos gustaría es normal que no tengamos ganas de celebrar la Navidad ni tampoco de traerla a nuestra casa con adornos varios.

En esos casos vale más no forzarse a hacer algo que no apetece. La decoración navideña puede convertirse en un recuerdo constante de cómo disfrutamos estas fechas en otros tiempos y cómo no podremos hacerlo ahora.

Miedo al rechazo

Es cierto que la decoración navideña es una tradición en muchas casas, como puede serlo comprar décimos de lotería para El Gordo o El Niño. No hacerlo puede hacer que seas visto como un bicho raro por parte de otras personas, esas que están inmersas en el espíritu navideño y que lo llevan hasta sus últimas consecuencias.

No es habitual no decorar la casa en estas fechas pero tampoco significa que ni no te guste la Navidad, ni que seas un ser social, ni que tengas ningún problema. Al fin y al cabo la decoración es algo externo y recuerda que, como dice el refrán, "la procesión va por dentro".

La mejor forma de tratar con la gente que pueda poner mala cara cuando digas que este año no pondrás adornos de Navidad en casa es explicarle los motivos. Que no te interesa darle las verdaderas razones por las que lo haces, simplemente dile que no tienes tiempo libre para ello y que el que tienes quieres aprovecharlo con la gente que te importa, no montando árboles ni llenando la casa de restos de nieve y musgo falsos.

Otra opción es disfrutar de esta época aportando pequeños toques navideños con utensilios de cocinaOtra opción es disfrutar de esta época aportando pequeños toques navideños con utensilios de cocina

Decorar la casa sin hacerlo

Y es que si el problema es que a ti no te apetece ponerte con la decoración navideña siempre puedes pedir ayuda en casa. Que sea otro el que se encargue de ponerla y de quitarla. Esta última parte es aún más importante que la primera, porque es la que más cuesta arriba se nos hace a todos. Y el motivo por el que a mediados de enero aún se ven adornos de Navidad en algunas casas.

Si realmente no tienes ganas ni tiempo para invertir en la decoración de Navidad no te preocupes, puedes disfrutar de estas fiestas igual. Incluso puede que lo que no tengas sea presupuesto, que este tipo de adornos no destacan por ser precisamente baratos. En las cenas o comidas con la familia coloca algunas velas en la mesa, un centro especial y listo.

No será decoración navideña propiamente dicha pero tampoco verás la mesa vacía. También puedes recurrir a los muchísimos utensilios de cocina que existen con motivos navideños para darle un aire festivo a esos encuentros. Hay de todo: manteles, servilletas, vajillas, mandiles,... Cualquier cosa sirve para mostrar ese espíritu navideño.

No olvides que lo importante es disfrutar de estos días y para ello lo más recomendable es estar a gusto con lo que se hace. O con lo que no se hace. Nunca es buena idea forzarte a hacer lo que no quieres o no puedes, sea la decoración navideña u otra cosa.

Te puede interesar

Comentarios