Menú
SORPRENDE EN NAVIDAD

Ideas para hacer originales etiquetas con las que adornar tus regalos

Es importante pensar en el envoltorio de los regalos que vamos a hacer estas navidades y las etiquetas personalizadas son un elemento fantástico para hacerlos sorprendentes.

Llega la Navidad y, con ella, la posibilidad (o la obligación, depende mucho de cómo se vea) de hacerles regalos a todos tus amigos y familiares. Son fechas en las que los detalles tienen mucho valor, y un regalo puede significar muchas cosas; por ejemplo, un llavero puede significar "quédate en casa", así como un perfume puede llegar a querer decir "me gusta tenerte cerca". Los regalos son una forma material de dar las gracias, de compartir, de hacerle entender a alguien lo mucho que te importa.

La Navidad no tiene por qué ser vista siempre como una época consumista, puesto que los regalos no tienen por qué ser comprados para ser importantes. Muchas veces, una fotografía puede transmitir mucho más que un móvil de última generación. Incluso hay pequeños detalles, más allá del propio regalo, que pueden aportar sentimiento al momento, como un envoltorio personalizado o unas etiquetas donde se transmita absolutamente todo lo que se siente por esa persona.

Los detalles personalizados suelen ser los regalos más valiososLos detalles personalizados suelen ser los regalos más valiosos

No todos tenemos las mismas capacidades a la hora de improvisar regalos, eso desde luego. Hay quien no sabe nunca cómo hacer para acertar con un familiar conflictivo, o con un amigo al que acaba de conocer pero quiere agradecerle su presencia. Es por eso que internet puede sernos de gran ayuda en esos momentos de duda e indecisión; por suerte para nosotros, hay miles de listas donde se explica qué se puede regalar a una persona teniendo en cuenta sus gustos.

Hoy nosotros vamos a ir un pasito más allá. Como seguramente ya tengáis pensados los regalos (o eso esperamos), así como el envoltorio para cada uno de ellos, vamos a dedicar este artículo a ver cómo hacer que el regalo sea mucho más personal añadiendo etiquetas personalizadas para cada uno. Son estos pequeños gestos los que acaban haciendo de la Navidad una fecha tan señalada, y no los miles de iPhone debajo de los árboles de Navidad (que también, para qué nos vamos a engañar).

Cómo hacer etiquetas personalizadas: qué hay que tener en cuenta

Lo primero que deberíais tener en cuenta antes de comenzar a hacer etiquetas personalizadas es que, precisamente al ser personalizadas, lo mejor que podéis hacer es pensar una para cada persona a la que le regaléis algo. No obstante, si tenéis muchos familiares o amigos, o si tenéis muchos regalos por hacer, esto puede llegar a ser bastante complicado. Si ese es vuestro caso, no os preocupéis, porque aquí vamos a daros un sencillo truco.

En caso de que queráis aportar un toque exclusivo a vuestros regalos, pero no tengáis tiempo para pensar en etiquetas diferentes una a una, lo mejor que podéis hacer es optar por poner una etiqueta que vuestros amigos o familiares puedan relacionar con vosotros. De esta forma será una etiqueta personalizada, sí... ¡Pero servirá para todos los regalos! Por ejemplo, si lo que más os identifica es un hobby, haced algo que esté relacionado con ese hobby; si es un animal, con ese animal. Y si es un dibujo animado o una serie de televisión, algo relacionado con eso. Es una buena alternativa para quedar bien con todos sin esforzarse demasiado.

Para hacer una etiqueta personalizada tenemos que pensar en algo especial de la persona a la que regalemosPara hacer una etiqueta personalizada tenemos que pensar en algo especial de la persona a la que regalemos

Por otro lado, también podéis usar esas etiquetas para la mayoría de vuestros regalos, y personalizar dos o tres que consideréis más íntimos, como el de vuestra pareja, vuestro mejor amigo, vuestros padres, vuestros hermanos... ¡Los que queráis! Para eso, tenéis que tener en cuenta cuáles son sus colores favoritos, o qué es lo que más les represente. También podéis dar una pista del regalo en la propia etiqueta, aunque esto podría quitarle cierta emoción al asunto. ¡Depende de vosotros!

Etiquetas con patrones

El primer tipo de etiquetas que podéis hacer es el más sencillo de todos: etiquetas con patrones. Dependiendo del patrón que elijáis (en internet encontraréis muchísimos, aunque aquí os enseñemos tan solo alguno), tendréis que seguir unos pasos concretos u otros. Si queréis saber cómo hacer estas etiquetas, ¡continuad leyendo!

Si habéis optado por hacer la misma etiqueta para todos vuestros amigos y familiares, siempre podéis elegir un patrón navideño. El más sencillo de todos es el del árbol de Navidad; con cartulina negra (o verde, dependiendo del enfoque que le queráis dar) podéis cortar tantos árboles de Navidad como regalos vayáis a hacer. Una vez que eso esté hecho, tendréis que realizarle un agujero en la parte superior del árbol, justo donde iría la estrella en un árbol real; ahí irá el cordel que enganchará el árbol al regalo. Una vez hecho, siempre podéis añadir detalles que hagan de vuestro árbol algo mucho más bonito.

Por ejemplo, podéis usar purpurina dorada, que sobre el fondo negro llamará mucho la atención, y usarla para fingir adornos navideños. Si habéis elegido otro color, como el verde, el dorado también puede quedar bien; si no os gusta, el plateado o el rojo son también buenas alternativas. Una vez que hayáis hecho esto, podéis poner el nombre de la persona en el centro del árbol, e incluso una bonita dedicatoria por detrás.

Podéis usar los patrones que queráis: desde un árbol de Navidad hasta un balón de fútbol, pasando por personajes de Disney para los más pequeños (o melancólicos), objetos representativos para vuestros amigos, osos de peluche... ¡Todo lo que esté en vuestra imaginación!

Etiquetas con fotografías

Otra alternativa es la de crear etiquetas mediante fotografías. Para eso, tendréis que seleccionar fotografías en las que estéis vosotros con las personas a las que les vais a regalar. Eso, o una fotografía que creáis que le puede hacer especial gracia o ilusión por cualquier motivo; por ejemplo, a vuestros padres seguro que les gustará recordar cuando erais bebés, o a vuestra pareja vuestros primeros momentos.

La etiquetas se pueden contener fotografías o incluso trozos de tela que las hagan originalesLa etiquetas se pueden contener fotografías o incluso trozos de tela que las hagan originales

Lo primero que tendréis que hacer es imprimir la fotografía, a ser posible en un papel bastante duro y con márgenes, como las fotografías de Polaroid. Así, en la parte de abajo podréis hacer un agujero que os servirá para enganchar la fotografía al regalo mediante un cordel. No solo es una idea que no requiere mucho tiempo, sino que además acabará siendo parte del regalo, y seguro que a vuestros amigos les encantará.

Etiquetas de cartón con retazos de tela

Por último, pero no por ello menos importante, podéis optar por pasar de la cartulina y quedaros con el cartón. De esta forma, las etiquetas serán mucho más duras y resistirán mejor tanto los tirones como los posibles golpes. Y el cómo hacerlas no puede ser más sencillo.

Lo primero que tendréis que hacer es cortar cartón de la forma que más os apetezca (normalmente se suele hacer de forma rectangular, quizás redondeando alguno de los bordes). Una vez que estén recortadas todas las etiquetas, podéis añadirle un toque especial pegando alguna tela que tenga un patrón navideño, y que seguramente que encontraréis muy barata en cualquier tienda de costura. Para pegar los trozos al cartón podéis usar pegamento de contacto o cola blanca, siempre con mucho cuidado de que no os roce la piel.

En lugar de pegar tela, también podéis hacer vuestros propios experimentos. Por ejemplo, añadir un pequeño pompón de lana, o lentejuelas para los regalos más atrevidos. ¡Y tendréis unas etiquetas preciosas! Ahora solo queda disfrutar de la Navidad, y pasar un buen rato en buena compañía.

Artículos recomendados

Comentarios