Menú
Postres de Navidad: Galletas de jengibre
Postres de Navidad: Galletas de jengibre

Postres de Navidad: Galletas de jengibre

Las galletas de jengibre son un clásico de las Navidades, sobre todo cuando adoptan la forma del famoso hombre de jengibre. También es típico que se empleen para hacer casitas de galleta, pero pueden adoptar cualquier forma de adorno de Navidad.

Tipo

Postres

Tiempo

180 minutos

Porciones

8 Personas

Dificultad

Media

Ingredientes para 8 personas

Para hacer la masa de las galletas:

-Una taza de mantequilla sin sal a temperatura ambiente

-Una taza de azúcar moreno

-½ taza de melaza (es miel de caña, pero podemos utilizar miel normal si nos gusta más)

-Un huevo grande

-4 tazas de harina

-2 cucharaditas de jengibre molido

-2 cucharaditas de canela en polvo

-¼ de cucharadita de clavo molido

-Una cucharada de levadura química en polvo

-Una pizca de sal

Para la glasa real que decorará las galletas:

-1 + 1/3 de taza de azúcar glas (200 gramos)

-Una clara de huevo

-5 gramos de zumo de limón

-Colorante de colores en gel o en polvo (opcional)

Puedes hacer tus galletas con la forma que quierasPuedes hacer tus galletas con la forma que quieras

Hay diferentes tipos de recetas, son todas muy parecidas, pero cambian algún ingrediente. Por lo que hemos investigado, esta es la receta básica y más extendida en los hogares americanos e ingleses, y veréis que necesitáis pocos ingredientes, y no son costosos ni de precio, ni de encontrar.

Mezclaremos, con unas varillas eléctricas o a mano, la mantequilla y el azúcar moreno hasta que queden bien integrados. Añadimos, posteriormente, el huevo y seguimos mezclando, y por último, la melaza. Por otro lado, echamos en un bol los ingredientes secos: la harina, las tres especias (canela, jengibre y clavo molidos), la levadura y la sal. Mezclamos todo y vamos añadiendo este mix a la mezcla anterior. Con una espátula si lo hacemos a mano, o con las mismas varillas si lo hacemos a máquina, vamos mezclando todo, hasta que quede incorporado.

Ahora vamos a amasarlo todo con las manos para que quede prensado. Dividimos la masa en dos partes, las envolvemos en film transparente, y las metemos en la nevera durante dos horas, aproximadamente. Una vez transcurrido ese tiempo, sacamos la masa y la colocamos entre dos papeles vegetales para estirarla con un rodillo y que no se pegue. El grosor que debe quedar suele ser de cinco o seis milímetros. Después cortamos las galletas con un molde que nos guste, por ejemplo, el clásico hombre de jengibre. Hacemos lo mismo con las dos porciones de masa que habíamos guardado en la nevera.

Mientras precalentamos el horno a 180º, colocamos las galletas cortadas sobre una bandeja de horno que hayamos cubierto con papel vegetal. Las metemos después a hornear a esa misma temperatura durante 15 minutos. Las sacamos y dejamos enfriar, preferiblemente encima de una rejilla fría como la del horno. No las debemos colocar encima de la encimera porque pueden condensarse y quedar blandas.

Tus galletas de jengibre alegrarán tu mesaTus galletas de jengibre alegrarán tu mesa

Para hacer la glasa real o royal icing, ponemos en un cuenco la clara de huevo con el limón y la montamos, pero no mucho, sólo un poco. Después añadimos el azúcar glas y acabamos de montar hasta que quede una pasta consistente. La glasa está lista, y podemos usarla si queremos dejar la decoración en blanco, como la nieve. Pero también podemos añadirle un toque de color con colorantes en gel o en polvo. Dependiendo de los colores que queramos usar, separaremos la glasa en diferentes recipientes, y a cada uno le añadiremos un colorante (o mezcla de varios) para obtener un color diferente.

Para decorar, meteremos la glasa en una manga pastelera de boquilla pequeña. Si no tenemos, podemos hacer una con papel vegetal: lo enroscamos como un cucurucho, doblamos la parte de arriba para reforzarla y que no se abra, y cortamos el pico. Pero ¡ojo!, debemos cortar lo mínimo para hacer esta decoración, porque queremos hacer detalles muy pequeños. Si queremos unos dibujos más gruesos, no tenemos más que cortar un agujero más grande. Con la manga, vamos añadiendo detalles a las galletas. Por ejemplo, si son hombres o mujeres de jengibre, les ponemos ojos, boca, botones, bufanda, zapatos, etc. ¡La imaginación al poder!

Consejos

¿Qué tener en cuenta a la hora de hacer la glasa real?

En cuanto al uso de clara de huevo para la glasa real, si la usamos fresca no podremos guardar ni la glasa, ni las galletas horneadas durante más de tres días. Si queremos que nos dure más (15 días), usaremos claras pasteurizadas, que son las que se venden en botes. Además, no debemos usar colorantes líquidos para la glasa porque perdemos la consistencia de la mezcla. El gel es más fuerte y con poca cantidad obtendremos un bonito color.

Comentarios