Menú
Receta de albóndigas

Receta de albóndigas

En esta receta enseñamos cómo hacer albóndigas de manera casera y sencilla.

Tipo

Carnes

Tiempo

60 minutos

Porciones

4 Personas

Dificultad

Media

Ingredientes para 4 personas

- 250g de carne picada de ternera

- 250g de carne picada de cerdo

- Un par de ajos

- Perejil picado

- Pimienta negra (al gusto)

- Sal

- Dos huevos

- Pan rallado

- Harina

- Aceite de oliva

Las albóndigas son uno de los platos estrella de las madres. Cuando vivimos separados de ellas es el tipo de receta que deseamos encontrarnos en su mesa cuando nos invitan el domingo a comer. Y si ha hecho más que de sobra -algo habitual entre las madres- una tartera de albóndigas siempre nos alegra la despedida.

A pesar de que pueda parecer una receta complicada, sólo al nivel de una gran madre-cocinera, en realidad es de lo más fácil de preparar. Basta con tener todos los ingredientes necesarios, un poco de paciencia y no tener miedo a ensuciar la cocina, especialmente las primeras veces que las preparemos.

Las albóndigas son la típica receta de aprovechamiento. Es decir ha sobrado carne picada de unos macarrones, pues hacemos albóndigas. Hay restos de bacalao o de bonito, preparamos albóndigas. Es por ello que se pueden hacer de varios tipos en función del que elijamos como ingrediente principal y apenas hay diferencia entre una y otra receta.

Momento de la preparación de las albóndigasMomento de la preparación de las albóndigas

En este artículo nos centraremos en la clásica preparación de albóndigas con carne picada, algo que no pasa de moda en ninguna casa. Como ya os comentamos se trata de una receta fácil de elaborar y que se presta a una colaboración en la cocina. Así que si tenéis hijos pequeños no dudéis en pedirles que os echen una mano para darle forma a las porciones de carne. Incluso podéis improvisar una masterclass culinaria con vuestra pareja en la cocina. Resulta de lo más divertido.

El ingrediente principal para elaborar las albóndigas es la carne. Uno de los trucos de las madres es utilizar dos tipos de carne mezclada a partes iguales. Por un lado sería carne picada de ternera y por otro carne picada de cerdo. Ésta última hace que la carne quede menos dura, más tierna. Además, la combinación de sabores resulta deliciosa al paladar. También podemos combinar pavo con pollo, haciendo las albóndigas algo más ligeras.

Cuando ya tenemos todos los ingredientes sobre la mesa ha llegado el momento de remangarnos y meternos de lleno en la preparación de esta deliciosa receta. Lo primero es buscar un bol grande, que os permita amasar dentro sin miedo a que rebose la carne. Ahí mezlcaremos los dos tipos de carne, a la que añadiremos los ajos picados muy finitos, la sal, la pimienta y el perejil, también picado.

Lo más divertido: amasar y dar forma a las albóndigas

Ahora viene la parte más divertida de la receta: vamos a mancharnos las manos con la carne, el huevo y los demás aditivos. Es en este paso de la preparación cuando nos puede venir bien un poco de ayuda. No porque la necesitemos, sino porque resulta más divertido. Para que las bolas de carne queden compactas y no se desarmen a la hora de llevarlas a la sartén necesitamos un poco de pan rallado -o la miga remojada en leche que ya os comentamos antes. Actuará a modo de 'pegamento' facilitando que nuestras albóndigas queden perfectas.

Las albóndigas se pueden presentar de múltiples formasLas albóndigas se pueden presentar de múltiples formas

Debemos ir añadiéndolo poco a poco a la mezcla de carne hasta ver que podemos crear bolas compactas. El tamaño de las albóndigas es cuestión de gustos. Hay a quienes les gustan tan grandes como una pelota de tenis y quienes las prefieren pequeñas, para poder comérselas de un bocado. Elige el que más te guste pero ten en cuenta que si son grandes necesitarán más tiempo para cocinarse y de no tenerlas suficiente al fuego corremos el riesgo de que queden crudas por dentro.

Una vez ya tenemos hechas las albóndigas hay que pasarlas por un poco de harina. Esto evitará que se quemen cuando las llevemos a la sartén y quedarán mejor selladas, pero tampoco hace falta enharinarlas demasiado, por lo que retira el exceso con unos pequeños golpes que aplicaremos con nuestras propias manos.

En una sartén pon abundante aceite de oliva y cuando esté muy caliente incorpora las albóndigas. Únicamente hay que marcarlas por todos los lados unos segundos, porque se cocinarán más tarde, con la salsa. Retíralas cuando veas que el exterior está dorado.

Salsas para albóndigas

Existen numerosas posibilidades a la hora de elegir una salsa para acompañar a unas albóndigas de carne picada. No vamos a entrar a detallar cada una de ellas pero, para haceros una idea, las más habituales son de tomate -la más repetida en las cocinas españolas-, curry, vino, yogur, almendras,...

Una forma muy original de presentar las albóndigasUna forma muy original de presentar las albóndigas

Por lo general la salsa la preparamos una vez que ya hemos pasado por la sartén las albóndigas. Se ha de hacer en una cazuela grande porque una vez esté lista incorporaremos nuestras bolas de carne, que quedarán prácticamente cubiertas por el sabroso líquido. Lo habitual es dejarlas que se cocinen con ella a fuego medio entre 20 y 30 minutos, aunque ya os comentamos anteriormente que depende del tamaño que hayáis dado a las albóndigas.

Consejos

Las albóndigas, por si solas, constituyen un segundo plato de lo más nutritivo. Se suelen servir acompañadas de la salsa y con patatas fritas. Sin embargo también son un complemento perfecto de la pasta o de arroz.

Comentarios