Menú
ERRORES COMUNES

Navidad 2014: Looks prohibidos para la cena de empresa

Hay prendas que es mejor no sacar del armario para asistir a la cena de navidad de empresa.

No siempre es fácil acertar con nuestro look a la hora de asistir a algunos eventos. En navidad, las cenas de empresa se convierten en una cita complicada de tantear en cuanto al vestuario, más aún si no tenemos mucha experiencia en asistir a ellas.

Puedes optar por un look casual pero nunca demasiado informal para cenar con tus jefes y compañerosPuedes optar por un look casual pero nunca demasiado informal para cenar con tus jefes y compañeros

Ya sea porque se trate de la primera vez que asistimos a una, por falta de tiempo para dedicar un momento a escoger cuidadosamente la ropa que llevaremos puesta, por nervios o descuidos o por cualquier otra razón, la idea de formar parte de la lista de las peor vestidas de la noche puede pasar fácilmente de ser una preocupación a convertirse en una realidad.

Y es que, pese a que por lo general todos intentamos sacar a relucir nuestro lado más elegante o formal, es natural cometer errores y acabar cometiendo algún fallo en nuestro look que nos acabe convirtiendo en el centro de atención de la velada, y no precisamente de manera positiva.

La ropa, el maquillaje y el peinado son aspectos que hay que cuidar mucho a la hora de asistir a este tipo de citas. No es lo mismo celebrar una cena de navidad en compañía de tus amigos o de tus familiares que hacerlo junto a tus compañeros de trabajo y jefes. Un look excesivo, un maquillaje y un peinado demasiado llamativos pueden llegar a generar la incómoda situación en la que seamos el centro de todas las críticas dentro del entorno laboral.

En lo que se refiere a la ropa, hay que dejar aparcadas una serie de prendas, que, aunque formen parte de nuestra "colección de fiesta" podrían no resultar adecuadas para esta ocasión. Es mejor dejar guardados en el armario los vestidos demasiado llamativos, ya sea por su color o por su adornos, quizás con demasiados brillos y detalles como lentejuelas, pedrería o similares.

Los colores y estampados llamativos y los zapatos demasiado altos están descartadosLos colores y estampados llamativos y los zapatos demasiado altos están descartados

Así mismo, será mejor que tampoco optemos por vestidos muy sugerentes, como aquel vestido con escote de infarto, corto y ajustado que más de una guarda para las ocasiones especiales. Los escotes demasiado pronunciados son más adecuados para otro tipo de ocasiones, ya sea con tu pareja, amigos o en cualquier otra situación. Además, en muchas ocasiones, las cenas de empresa ya son lo suficientemente complejas como para estar preocupadas por no enseñar demasiado.

En esta misma línea, quedan también descartados los shorts, minifaldas o cualquier otra prenda que pueda resultar demasiado provocativa o casual. Sin embargo, esto no debe hacernos caer en la errónea idea de que cuanto más recatadas vayamos, mejor. Se trata de encontrar un término medio que nos permita adaptarnos a las circunstancias y, sobre todo, sentirnos cómodas.

Las blusas de transparencias son una opción muy recurrida a la hora de escoger el look para una cena, más si son en tonos oscuros. Están permitidas las blusas con mangas transparentes o con algún detalle, siempre que no llegue a mostrar la ropa interior. Si es así, siempre puedes seguir apostando por ella si la combinas con una camiseta básica del mismo color.

Otra de las opciones más populares es un traje, ya sea de falda o pantalón. Aún así, esto puede convertirse en otro problema para aquellas que usen este look en su día a día para, precisamente, acudir al trabajo. En este caso, la mejor opción será decantarse por un vestido elegante, preferiblemente de color oscuro, que sirva para marcar la diferencia y dar una imagen distinta de la que generalmente se suele mostrar.

Cuidar la elección de los complementos

La mejor manera de rematar este tipo de outfits es recurrir a los complementos y accesorios. Éstos ayudarán a darle un toque especial, distinto y elegante y marcarán la diferencia. Por regla general, lo mejor es apostar por los que tengan un estilo más fino y elegante, dejando los más llamativos y coloridos para otro momento. Y por supuesto e igual que ocurre con el maquillaje, procurando no abusar de su uso.

Las trasparencias que enseñan demasiado y el maquillaje llamativo no son buenas opcionesLas trasparencias que enseñan demasiado y el maquillaje llamativo no son buenas opciones

En lo referente a zapatos y bolsos, hay que descartar los zapatos con un tacón demasiado alto así como los bolsos grandes. Por ello, la apuesta segura son sin duda los clutchs o bolsos de mano. Eso sí, teniendo en cuenta que el tamaño de los clutchs depende de la elegancia del evento: cuando más elegante sea la ocasión, el clutch será más pequeño.

Aunque la cita no sea en el restaurante o en el lugar más elegante de la ciudad, otros elementos prohibidos y que conviene recordar son las prendas deportivas y, por supuesto, las zapatillas de cualquier tipo. Si no eres muy amiga de los tacones, unas slippers o unas botas elegantes te ayudarán a salir del paso. Y sobre todo, recordar la importancia de sentirnos cómodas y a gusto con nuestro vestuario así como el conocido lema "menos es más".

Artículos recomendados

Comentarios