Menú
Consejos para llevarse bien con los cuñados en las cenas navideñas

NAVIDAD EN FAMILIA

Consejos para llevarse bien con los cuñados en las cenas navideñas

No forzar las situaciones si no hay mucha confianza, evitar los temas polémicos si no se comparte opinión, y no recordar las discusiones pasadas son algunas de las claves para mantener una cena navideña sin conflictos.

Consejos para llevarse bien con los cuñados en las cenas navideñas

Arranca la cuenta atrás para las cenas de navidad, nochebuena y nochevieja. Esto significa comenzar a trabajar en todos los preparativos necesarios: desde escoger nuestro look para la ocasión hasta planear el lugar de la cita y, por supuesto, junto a quién vamos a pasar la velada.

A veces hay discusiones, malos entendidos y trifulcas entre los familiaresA veces hay discusiones, malos entendidos y trifulcas entre los familiares

Este último punto es, sin lugar a dudas, uno de los más importantes ya que las navidades son la ocasión perfecta para reunir a la familia. Muchos son los que aprovechan estas pequeñas vacaciones para pasar unos días junto a sus seres queridos y los desplazamientos de aquellos que, por motivos de trabajo o cualquier otra circunstancia, viven en otras ciudades diferentes a las de sus padres, hermanos, abuelos u otros familiares.

Se trata de una costumbre que forma parte de la larga lista de tradiciones que inundan estas fechas. Una ocasión muy esperada que, en muchos casos, sirve de excusa para unir a aquellos miembros de la familia a los únicamente tenemos la oportunidad de ver por navidad, especialmente en nochebuena.

Por ello, se trata de un acontecimiento muy especial para las familias. Precisamente son los abuelos, padres y muchos de nosotros quienes esperamos ansiosos la llegada de las fiestas navideñas para reencontrarnos con aquellos familiares a los que hacía mucho tiempo que no veíamos.

Sin embargo, a pesar de que con todo esto se supone que en el ambiente va a reinar la armonía familiar, el afecto y la alegría que envuelven a esta tradición, lo cierto es que hay veces en las que no todo sale como esperábamos. Nos referimos a esos pequeños roces que pueden surgir entre familiares que no se llevan muy bien, y, en este caso, en esa discusión, esos malos entendidos o trifulcas que pueden surgir con unos de ellos en especial: los cuñados.

Por lo general, siempre se presupone que las relaciones entre suegra y nuera, o suegra y yerno, son las más conflictivas; lo que a su vez trae consigo que cuando tu pareja te presenta a su familia, tanto si eres hombre como si eres mujer, tu primer objetivo sea complacer y caer bien a los padres de tu novio, novia, marido o mujer, especialmente a tu suegra.

La mala relación entre cuñados puede ser una fuente de conflictoLa mala relación entre cuñados puede ser una fuente de conflicto

Aun así, también es cierto que en más ocasiones de las que pensamos este cliché se repite con los cuñados y cuñadas, a quienes no debemos dejar de prestar atención para evitar que nuestra relación con ellos se acabe convirtiendo en una fuente de conflictos que estropee la armonía familiar durante la cena de nochebuena o nochevieja.

Debemos tener en cuenta que los cuñados, como buen hermano o hermana de tu pareja, siempre tenderán a intentar protegerla. En la mayoría de las veces además, los hermanos son las personas que más próximos están a ellos y pueden incluso tener una estrecha relación de confidencias y confianza con tu pareja de la que a simple vista podríamos esperar, llegando incluso a aconsejarle en sus decisiones así como a influirle en ellas más allá de lo que puedan llegar a hacerlo sus padres.

Y es que aunque los lazos con los padres son muy importantes y estrechos, los cuñados no dejan de ser sus hermanos: aquellas personas en quien confían, a quienes piden consejo y quienes conocen más de un secreto de tu pareja. Precisamente por esto, es más importante que veas en tu cuñado o cuñada un aliado más que un enemigo o una fuente de discusión, ya que ellos son quienes pueden servirte de apoyo en más de una ocasión.

Evitar los conflictos para no estropear la armonía familiar durante las cenas navideñasEvitar los conflictos para no estropear la armonía familiar durante las cenas navideñas

Una de estas ocasiones es, precisamente, la cena de nochebuena así como alguna otra reunión familiar que puedas tener esta navidad con tu familia política. Un encuentro en el que, por otro lado, suelen tener lugar más de un choque con los cuñados. Por ello, y tanto si es una de las primeras veces que asistes a una de estas celebraciones como si ya has tenido relación con la hermana o el hermano de tu marido o mujer, existen algunos consejos para llevarte bien con tus cuñados en las cenas navideñas y que puedas así ayudar a conseguir ese clima de armonía familiar tan deseado en estas fechas tan especiales.

No forzar la situación si no hay demasiada confianza

El primero de ellos es procurar no forzar la situación ni empeñarnos demasiado en encontrar en nuestro cuñado o cuñada a un nuevo mejor amigo, dando por hecho una confianza que no existe. Cierto es que, por lo general, suele tener la misma edad que nuestra pareja y se presupone que acaban teniendo muy buena relación con la pareja de su hermano o hermana, pero no siempre tienen por qué ser afines a nosotros. Esto suele ocurrir especialmente entre chicas, cuando esperamos que nuestra cuñada, o la hermana de nuestro marido, se convierta en nuestra mejor amiga y confidente.

En este sentido, si es la primera vez que te relacionas con ellos, es mejor dejarnos llevar por la situación y no dar por hecho que van a ser nuestros amigos. Interesarnos por ellos preguntando a cerca de temas no demasiado personales como a qué se dedica o cuáles son sus hobbies servirán para crear un buen ambiente que puede dar pie a una relación de mayor confianza. Si, por el contrario, ya conoces a tu cuñado y/o cuñada y tu relación no es muy buena con ellos, evita hacer referencias a aquellos temas que en su día dieron lugar a la discusión y muéstrales tu lado más educado, amable y cordial.

Evitar los temas polémicos si no compartes opinión

Siguiendo con los temas polémicos y, otro consejo importante es evitar las conversaciones acerca de asuntos como el fútbol, la política o la religión (a no ser que sepamos a ciencia cierta que compartimos la misma opinión que ellos); éste último, especialmente sensible para los abuelos. Pregúntale a tu pareja cómo son sus hermanos respecto a estas cuestiones y evítalas si crees que pueden llegar a crear algún tipo de discusión.

Evitar los temas polémicos si no somos afines Evitar los temas polémicos si no somos afines

Puede que este haya sido el motivo de más disputas familiares durante las cenas que se celebran en navidad. Si ya has pasado por esto, procura no volver a caer en la tentación de sacar el tema o de hacer alguna alusión a vuestras discusiones pasadas.

Tampoco olvides que, además de los cuñados, en la cena también estarán o pueden encontrarse sus padres, abuelos y demás familia. Tu marido, mujer o pareja pueden ayudarte a recordarlo llegado el momento y servirte de apoyo para cambiar de tema y calmar la situación, pero no debes recurrir a él o a ella como defensor ni ponerle en la incómoda situación de tener que defenderte frente al resto de la familia.

Ser nosotros mismos

Como en muchas ocasiones, el mejor consejo es mostrarnos como somos y no dar una imagen errónea de nosotros mismos. Hay que recordar siempre que cada cual tiene su lugar dentro de la familia y no por intentar agradar debemos dejar que sean ellos quienes decidan cómo comportarnos. Mostrar empatía, amabilidad, educación y simpatía serán nuestras mejores armas para evitar conflictos con los cuñados y ayudar a que la armonía familiar reine en las fiestas navideñas.

Te puede interesar

Comentarios