Menú
Mi hijo ya no cree en los Reyes Magos: ¿Qué puedo hacer?

LOS 3 MAGOS DE ORIENTE

Mi hijo ya no cree en los Reyes Magos: ¿Qué puedo hacer?

¿Qué hay más divertido que la mañana del 6 de enero en una casa en la que hay niños pequeños? Muy pocas cosas, por no decir que nada es comparable.

Mi hijo ya no cree en los Reyes Magos: ¿Qué puedo hacer?

Sí, los días previos, de preparaciones y nervios para la Noche de Reyes a menudo nos vuelven un poco locos en estas fechas. Es probable que esa noche a los pequeños les cueste dormir más de lo normal, después de los nervios y la excitación vividos durante la Cabalgata de Reyes. Además, el hecho de saber que esa noche Melchor, Gaspar y Baltasar rondarán por nuestra casa, pone a los niños especialmente nerviosos. Sin embargo, ver sus caritas recién despertados por la mañana, no tiene precio. Esa mañana tiene una magia especial. Probablemente, para un niño, el día con más ilusión de toda la Navidad. Seguramente ese día no haya que discutir con ellos para que dejen de remolonear en la cama.

Los Reyes Magos dejan los regalos en casa de formas muy diferentes. A veces los dejan debajo del árbol de Navidad; otras, junto al Nacimiento; otras, si la familia la noche anterior deja sus zapatos repartidos por la casa, Melchor, Gaspar y Baltasar se toman la molestia de repartirlos por distintas habitaciones y así a la mañana siguiente es aún más divertido tener que buscar los regalos.

Los niños dejan de creer en los Reyes Magos de un momento a otro, intenta que no pierdan la ilusiónLos niños dejan de creer en los Reyes Magos de un momento a otro, intenta que no pierdan la ilusión

Además, los Reyes Magos se toman un tiempo para probar el aperitivo que les hayamos dejado en casa y para que sus camellos, llenos de magia, retomen sus fuerzas. Así que el salón tiene que quedar también preparado la noche anterior, no vaya a ser que a Melchor, Gaspar y Baltasar no les guste.

Llegará un momento en el que un niño pierda la ilusión por los Reyes Magos

A muchos mayores nos sigue encantando el Día de Reyes, pero vivirlo con niños pequeños en casa es aún más emocionante. Sin embargo, llegará el día en que los pequeños pierdan la ilusión.

Puede suceder a diferentes edades. Lo más habitual es que en torno a los 9 años los niños pequeños empiecen a comentar a sus padres en casa sus dudas sobre la existencia real de los Reyes Magos. A veces son ellos mismos quienes llegan a esa conclusión de dejar de creer en su magia. Pueden haber visto en la tele o leído en Internet algo que no les cuadra. Otras, se lo han oído decir a un compañero de manera más o menos mal intencionada. Sea como sea, pensar que Melchor, Gaspar y Baltasar no existen puede suponer una gran decepción y hacer perder la ilusión por la Navidad.

Debemos manejar esta situación analizando cada caso en particular. Si un niño o una niña de edades ya suficientes están plenamente convencidos de esa conclusión a la que han llegado, no debemos rebatirles. Tampoco es lo más recomendable ser nosotros los que les hagan llegar a esa idea. Cada niño necesita su tiempo y el ritmo de madurez mental no es igual para todos los niños.

Debes ayudar a que los pequeños de la familia sigan creyendo en esta mágica tradiciónDebes ayudar a que los pequeños de la familia sigan creyendo en esta mágica tradición

Cuando por un despiste o un comentario mal intencionado un niño pierde la ilusión por los Reyes Magos demasiado pronto, podemos no dar demasiada importancia a los argumentos que nos plantee. Prestando poca atención, pronto se olvidará de eso que ha escuchado.

Lo importante es siempre vivir la magia de ese día con ilusión

Al fin y al cabo, ¿cómo no van a existir si el otro día nos hemos sentado en las rodillas de su paje y mensajero? ¿Cómo no van a existir si los hemos visto a Melchor, a Gaspar y a Baltasar y a todos sus acompañantes durante la Cabalgata de Navidad? ¿Cómo no van a existir si nos dejan los regalos mientras todos duermen?

Hay que ser mayor y tener muy poca imaginación para poder dejar de creer en una cosa así...

Te puede interesar

Comentarios