Menú
Árboles de Navidad blancos: una alternativa al verde

CAMBIO DE COLOR

Árboles de Navidad blancos: una alternativa al verde

El árbol de Navidad más tradicional es el verde, pero cada vez son más las casas que apuestan por el abeto blanco. Estas son sus ventajas y desventejas.

Árboles de Navidad blancos: una alternativa al verde

Normalmente, cuando llega la Navidad, estamos acostumbrados a la típica imagen de un árbol de Navidad verde, pero al igual que los tiempos cambian, también las modas y las tradiciones se van modernizando abriendo un amplio abanico de posibilidades estéticas donde escoger.

En el caso de los árboles de Navidad, el tradicional verde ha ido dando paso a un nuevo modelo en el que las ramas son de color blanco. Este tipo de árbol de Navidad siempre es artificial, ya que sería bastante complicado encontrar uno natural con ese color.

El blanco se identifica con el color de la nieveEl blanco se identifica con el color de la nieve

Hay distintas razones por las que elegir un árbol verde o blanco. El primero suele elegirse por tradición, mientras que para el segundo hay varias razones. Por una parte, existen personas que lo eligen por el toque invernal que puede aportarle a nuestra decoración. El color blanco es sinónimo de nieve y, aunque vivíamos en un lugar en el que este fenómeno meteorológico destaque por su ausencia, sí que está relacionado con la Navidad.

Otra razón para escoger el blanco es la gran posibilidad que ofrece a la hora de escoger su decoración, incluso más que el verde ya que es un color que combina mejor con el resto. Por último, otro argumento que se utiliza para justificar la elección es que los árboles de Navidad blanco son más elegantes, además de aportar más luz al lugar en el que hayamos decidido tenerle colocado.

Cómo decorar los árboles de Navidad blancos

Antes de empezar a decorar nuestro árbol, deberemos escoger cómo lo queremos hacer. Podemos elegir un solo color, alternar dos colores o darle más alegría utilizando diversos colores si no nos gusta que tenga una apariencia tan sobria.

Todas estas elecciones habrá que pensarlas previamente. En caso de no estar muy seguros, siempre podemos preguntar al dependiente de la tienda donde los compremos. Tenemos la suerte de que el color blanco combina muy bien con el resto de los colores y tendremos muchas posibilidades donde escoger.

Las opciones de decoración son muchas y muy variadasLas opciones de decoración son muchas y muy variadas

- En primer lugar tendremos que colocar las luces, a poder ser con cable blanco. Dada la amplia variedad de colores que ofrece el tener un árbol blanco, la mejor elección será utilizar luces de varios colores para no limitarnos a la hora de poner los adornos y las guirnaldas. Las colocaremos de arriba hacia abajo intentado que su distribución sea equilibrada. Puedes ponerlas por encima de las ramas u optar por ir enrollándolas. Esta segunda opción podría hacer que nuestro árbol quedara muy recargado si lo enrollamos demasiado junto.

- El siguiente paso son las guirnaldas. Es posible saltarnos el paso de las luces en el caso de que incluyamos guirnaldas que ya tienen luces propias. Demasiada luz puede hacer que nuestro árbol sea molesto. En cuanto al color, lo más indicado sería utilizar el mismo color para las guirnaldas, combinando como mucho dos. Las guirnaldas servirán de fondo para los adornos, por lo que, si optamos por darle colorido a nuestro árbol con los adornos, multitud de color en éstas hará que pueda dar una imagen un tanto caótica y que no sea nada agradable a la vista. Las guirnaldas se enrollarán de arriba hacia abajo teniendo cuidado de no cubrir las luces en el caso de que no vengan incluidas en éstas. Fusiónalas con las luces creando un fondo relajado previo a la colocación de nuestros adornos.

- Estrella. A continuación tocará coronar el árbol, ya que si lo dejamos para el final, es posible que no lo coloquemos bien y pueda tirar nuestros adornos. Podemos escoger cualquiera de las formas posibles que hay en el mercado, no tienen que ser necesariamente una estrella. Entre las opciones está utilizar un lazo, un ángel o un copo de nieve. El color elegido nunca deberá ser blanco o plateado ya que no resaltará sobre el árbol. Para esta parte del árbol, usaremos el tradicional rojo y dorado, para no olvidarnos de la tradición navideña y darle un toque conservador.

Las bolas son los adornos básicos, pero no los únicosLas bolas son los adornos básicos, pero no los únicos

- Terminaremos con los adornos. Llega el momento de divertirnos utilizando la gran variedad de adornos que existen en el mercado para árboles de Navidad. No te quedes sólo en las bolas y añade ángeles, manzanas, campanas y todo aquello que veas que puede quedar bien. No habrá problema para combinar, ya que le hemos dado una base que combina perfectamente con el colorido. También puedes aprovechar esa postal navideña que ha hecho tu hijo en el colegio o te ha mandado algún familiar. En el caso de que la base de nuestro árbol no sea muy bonita visualmente tienes dos opciones. Por una parte puedes poner adornos como regalos de colores alrededor de la base. La otra posibilidad utilizar guirnaldas del color que hayamos usado para las ramas de nuestro árbol y enrollarlas a la base. Deben ser colocadas de una manera suave, sin que quede tirante, sino que parezca que la guirnalda está descansando.

Te puede interesar

Comentarios