Menú
FIESTA Y PRECAUCIÓN

La primera Navidad de mi bebé

Las fechas más especiales del año se convierten en momentos inolvidables si tienes en brazos a tu hijo, precaución y diversión deben ir de la mano.

La primera Navidad de un bebé es un momento muy especial en la vida de todos sus familiares, pero para los niños supone una época de descubrimiento. Villancicos, decoración y alimentos deben ser proporcionales a su edad, sin apartarlos de las reuniones familiares.

Si tu bebé está en sus primeros meses de vida, sus rutinas deben mantenerse con cierta flexibilidad, sin romper sus hábitos diarios. Los niños a esta edad son especialmente sensibles a los sobreestímulos, por lo que los ruidosos villancicos y los tours sin fin de colo en colo deben estar limitados. En el caso de que el pequeño ya se acerque al año de vida puedes permitirle probar con mucha limitación algunos de los muchos dulces que pueblan la mesa en esas fechas.

La primera Navidad de mi bebéLa primera Navidad de mi bebé

Decoración, luz y precaución

La decoración de la casa es uno de los momentos clave de las fiestas, ya que la casa que él conoce cambia de la noche a la mañana. Permítele que disfrute con el resto viendo cómo se monta el árbol y descúbrele las luces que le fascinarán.

La elección de los motivos navideños debe ser especialmente cuidadosa con pequeños en casa, ya que no debes dejar a su alcance objetos con los que pueda dañarse o que no pueda llevarse a la boca. Tal es el caso de las habituales guirnaldas, muy atractivas para los menores por sus vistosos colores. Si sois de los que ponéis velas, no olvidéis situarlas en lugares altos.

Conociendo a Papá Noel y los Reyes Magos

El primer cara a cara de tu hijo con los seres más fantásticos de estas fiestas debe ser tranquilo y sin prisas, evitando hacerle pasar un mal rato por capricho paterno.

Procura acercar a tu pequeño al centro comercial en días y horas no excesamente concurridos, para evitar las multitudes y los gritos del resto niños, que podrían provocar una mala reacción en el bebé. Tu pequeño no sería el primero que mira con ojos de terror a sus majestades, así que no lo fuerces sólo por obtener una foto.

La primera Navidad de mi bebéLa primera Navidad de mi bebé

Mi bebé es el centro de mi vida

Si quieres convertir a tu bebé en el centro de estas fechas comienza preparando una postal personalizada. Decora un rincón de la casa y convierte a tu hijo en modelo durante unos minutos, y con la mejor imagen dirígete a una tienda de fotografía o página web que ofrezca este servicio. Por poco más de veinte euros obtendrás otras tantas felicitaciones que se saldrán de lo habitual.

Tu hijo será el centro de las cenas familiares si sorprendes a tu allegados con un buen dizfraz. Multitud de tiendas ofrecen en estas fechas disfraces de Papá Noel, así como pijamas decorados como tal. Para fin de año opta por un atuendo más elegante y regálale a tu pequeño un pijama frac.

Artículos recomendados

Comentarios