Menú
Entrantes de Navidad: Gambas al ajillo
Entrantes de Navidad: Gambas al ajillo

Entrantes de Navidad: Gambas al ajillo

Para la cena de Navidad, nada mejor que suplir la espera de ese plato principal con entrantes que gusten a los invitados. Una buena opción son las gambas al ajillo.

Tipo

Entrantes

Tiempo

25 minutos

Porciones

4 Personas

Dificultad

Fácil

Ingredientes para 4 personas

- 400 gramos de gambas peladas (congeladas o frescas)

- 4 dientes de ajo

- Vino blanco

- Aceite

- Sal

- Perejil (opcional)

- Guindilla cayena (opcional)

Una buena opción de entrante para Navidad son las gambas al ajillo, una receta que en realidad puede realizarse a lo largo de todo el año; que puede degustarse solo, en pareja o con invitados y que reúne sabores propios y únicos que lo diferencian de cualquier otro plato. Además debido a la facilidad en su preparación, la realización de este entrante no requerirá pasarse horas y horas en la cocina.

No obstante, como el propio nombre de la receta indica, el ajillo otorga un gusto algo picante ideal para las noches de Navidad. Cabe recordar que como el resto de pescados o mariscos, las gambas contienen proteínas, poca grasa y poco colesterol. Al unirlas con el ajo pueden darse casos de molestia en personas con sensibilidad estomacal, pero nada preocupante siempre que el uso del ajo sea moderado. Como suele decirse, cada maestrillo tiene su librillo, de manera que hay varias formas de preparar las gambas al ajillo, en función de darle un sabor más picante o no.

Gambas al ajillo con guindillaGambas al ajillo con guindilla

Elaboración

Como paso previo y totalmente opcional, las gambas pueden ponerse a remojo durante un par de horas en un cuenco con agua al que se agrega un chorrito de vino blanco.

Tomemos o no este truco, empezaremos por poner una sartén a fuego suave y agregamos los ajitos pelados, previamente cortados en trozos pequeños (técnica brounoisse). Si se quiere un sabor un poco más picante, se agrega la guindilla.

Cuando los ajitos empiecen a dorarse agregamos las gambas, peladas (y si se quiere, escurridas Subimos el fuego y salteamos unos 30 segundos.

Si se han escurrido las gambas previamente, puede agregarse en este momento el caldito que hayan soltado. Si no, se vierte un buen chorro de vino blanco. Se añade también el perejil picado y sal al gusto. Rehogamos otros 30 segundos y servimos inmediatamente en cuanto alcancen su punto de cocción.

Gambas al ajillo con un toque de perejilGambas al ajillo con un toque de perejil

Cómo presentar las gambas al ajillo

Para la presentación, nada más tradicional y acorde con la Navidad que un cuenco de barro. Mantiene mejor el calor y el sabor. Nada de esparcirlas por el recipiente, mejor todas las gambas juntitas.

Consejos

Trucos para mejorar la receta

La elección de las gambas es fundamental. Es recomendable es que sean gambas con cabeza, que no estén decapitadas, porque de lo contrario tendrán menos sabor. Además, aunque esta receta es válida para cualquier tipo de gambas (precongeladas, frescas, peladas, sin pelar...), siempre sabe mejor cuanto mejor es la calidad del producto.

Las gambas blancas son preferibles por encima de cualesquiera otras, porque son las verdaderas protagonistas de la receta. Y si además puedes hacerte con las llamadas gambas de Huelva, te garantizas un buen sabor y calidad.

Lo más recomendable es servir las gambas al ajillo en un plato de barroLo más recomendable es servir las gambas al ajillo en un plato de barro

Asimismo, si puedes cocinar este entrante en una cazuela de barro, mejor, al igual que si se sirven justo en el momento de haber sido cocinadas. Eso sí, hay que tener cuidado de no quemarse. Además una buena idea es servirlas con pan, especialmente para remojar con el caldito que queda.

Un entrante navideño rico en salud y sabor

Las gambas al ajillo suponen un entrante rico en salud y en sabor y creará adicción entre los amantes del pique... y lo que no lo son tanto, ya que el sabor de las gambas mejora después de la cocción a la que son sometidas. Lo bueno es que puedes "controlar" el nivel de picante que se desea. De modo que esta Navidad sorprende a los invitados de la cena con un plato sencillo pero delicioso.

Comentarios