Menú
Mi suegra me odia: ¿Qué hago en Navidad?

PROBLEMAS FAMILIARES

Mi suegra me odia: ¿Qué hago en Navidad?

Las fiestas navideñas pueden ser una tortura para aquellos que tienen una relación difícil con sus parientes políticos. Hay soluciones si ambas partes intentan llegar a un acuerdo.

Mi suegra me odia: ¿Qué hago en Navidad?

Desde el principio de los tiempos las mujeres llevan inscrito en su ADN un instinto de protección hacia sus hijos que a veces puede rayar lo patológico. Antiguamente la supervivencia de la cría dependía directamente de la madre y fue necesario el desarrollo de este instinto como un modo de perpetuar la especie. Es muy útil cuando se es niño, pero según se va creciendo ya no se necesitan de esos cuidados y puede resultar hasta molesto. Desgraciadamente esto es algo que muchas madres no llegan a comprender porque ellas solo quieren lo mejor para sus hijos.

Madre e hijo en NavidadLa relación entre madre e hijo suele ser siempre muy fuerte

Cuando aparece la figura de la nuera en la vida del hijo las madres pueden sentirse amenazadas. Tienen miedo de que su hijo deje de necesitarlas y notan que alguien está intentando ocupar du lugar. Por otro lado, las nueras pueden sentirse también atacadas y tener miedo de que nunca lleguen a tener una relación tan fuerte como la de su pareja con su madre. Normalmente ellas quieren agradar a la suegra pero cuando la presión es demasiado grande pueden generarles miedo y tensión.

Como evitar problemas con la suegra

¿Realmente has intentado de todo para llevarte bien con tu suegra? Para que una relación funcione tiene que haber alguien que ceda según la situación. Como tú eres la principal interesada en que las cosas entre ambas funcionen deberías ser la primera en dar tu brazo a torcer y hacer un esfuerzo por eliminar la tensión.

-Intenta ser comprensiva. Practica la empatía e intenta ver su punto de vista. Seguramente ella se sentirá cada vez menos útil y debe de ser muy frustrante ver como su hijo deja de necesitar du ayuda. Piensa en que tu también serás madre algún día y en lo sola que te sentirás si se diese la misma situación. Por eso, deberás evitar todo tipo de rivalidad con ella y tratarla siempre de manera educada y amable. Si ella no colabora demuestra que tú al menos eres lo suficientemente madura como para no seguirle el juego.

-Escucha sus consejos y críticas. Escucharlas no significa seguirlas, solo acéptalas y no le lleves la contraria. Al menos parecerás más amable y mostrarás interés por lo que ella te dice. Asimismo, en las conversaciones de familia evita temas que puedan llevar a la polémica como temas políticos o religiosos.

Una suegra malhumoradaSi tu suegra tiene un carácter difícil te va a tocar lidiar con ella

-Prueba a hablar con ella. Si las cosas están muy caldeadas y en algún momento te falta al respeto coge el toro por los cuernos y no dejes que los problemas se hagan más grandes. Intenta hablar de una manera asertiva con ella, con la mano en el corazón, cuéntale como te hace sentir con sus comportamientos y que es lo que te gustaría que cambiara en vuestra relación para que haya un mínimo de respeto. Al menos mostrarás que no quieres problemas, solo buscas una manera de eliminar la tensión dentro de la familia.

-Demuestra madurez evitando los conflictos. Dos nos discuten si uno no quiere. Si su comportamiento va dirigido exclusivamente a molestarte no dejes que gane el juego y muestra la madurez necesaria para no darle bola. Al menos así, nadie podrá recriminarte de que no lo hayas intentado.

¿Qué hago en Navidad?

Lo primero que debes hacer es hablar tu pareja para decidir en qué casa vais a pasar cada fecha este año. Si este año habéis decidido ir a casa de tus suegros no queda otra, tendrás que aguantar el tipo. Tienes que ponerte en el lugar de tu pareja. ¿Cómo te sentirías tú si fuese al revés? Piensa que son solo una horas aguantando con una sonrisa, nadie os pide que os llevéis bien, solo que os tratéis con un mínimo de respeto por los demás miembros de la familia.

En el caso de que exista un conflicto serio, la situación sea insostenible y ves imposible un final agradable o al menos "correcto", antes que hacer un feo al resto de la familia podéis plantearos el acudir a las comidas o cenas principales e intercambiarlas por el café de después o el tentempié de antes. Por ejemplo, en vez de pasar toda la Nochebuena y Navidad con la familia del marido podéis pasaros antes de la cena a tomar una copa, o pasaros solo a tomar los cafés el día de Navidad después de la comida. No estaréis dejando a nadie en la estacada y la situación no es tan estresante como la idea de pasar toda la celebración con esa persona que te ataca constantemente.

Una familia en NavidadEs importante buscar un acuerdo para contentar a ambas partes

Por otro lado, la nuera debería hablar con el marido y explicarle los problemas que hay en el caso de que el marido desconociese la situación o pensase que no es para tanto. El objetivo es que él pueda ayudarte a lidiar con la tensión durante las celebraciones. Por ejemplo, apoyando tus aportaciones en la mesa, cambiando de temas de conversación, etc. Tenéis que apoyaros mutuamente y daros complicidad. Una buena noticia es que si conseguís superar estas fechas juntos la relación saldrá fortalecida.

Unos días antes a la Navidad intenta prever el tipo de situaciones a las que estarás expuesta para que los problemas no te pillen de sorpresa. Por ejemplo, ¿te han despedido del trabajo? Pues ten en cuenta que es un tema que saldrá a relucir tarde o temprano en la mesa, piensa de antemano en una respuesta correcta que no ofenda a nadie y con la que puedas salir airosa. Trabajar la asertividad es la mejor manera de dejar que no te afecten los comentarios de los demás, no te herirán ni herirás con tus palabras.

Si por el contrario no crees poder controlar la situación y temes explotar, abandona la sala y excúsate con ir al baño o a hacer una llamada. A veces es mejor una retirada a tiempo. A la vuelta intenta centrarte en los momentos buenos (no todo será tan horrible) y en las personas con las que más "feeling" tienes. Por ejemplo si tu pareja tiene un hermano quizás la "otras nuera" tengan los mismos problemas que tú y puedas establecer alguna alianza, daros ayuda mutua. Aun así, piensa también que cuentas con el apoyo de tu pareja.

Por último, recuerda que no puedes cambiar vuestros planes y los de tu pareja solo por una persona, no sería justo para los demás miembros de la familia, que tantas ganas tendrán de ver a tu pareja. Intenta aguantar el tirón y demuestra quien es la que tiene más madurez de las dos. En el caso de que la situación sea insostenible limitad el tiempo de visita pero sin dar un plantón en el último momento.

Te puede interesar