Menú
Cómo comportarse en una cena de Navidad de empresa

CENA DE EMPRESA

Cómo comportarse en una cena de Navidad de empresa

La cena de Navidad de la empresa suele traer más quebraderos de cabezas que alegrías, así que hay saber capearla con éxito.

Cómo comportarse en una cena de Navidad de empresa

Ahora que se acerca diciembre, se acercan también los compromisos navideños que, entre otras cosas, tienen las cenas de navidad de empresa. La principal importancia de estas reuniones es que son una oportunidad para poder empezar o afianzar las relaciones sociales con tus compañeros sin la presión del entorno laboral, todo se desarrolla en un ambiente festivo y relajado. Esta tregua de los temas meramente del trabajo nos ayuda a conocer más a las personas con las que compartimos empleo. Aunque para muchas personas no suponga más que un compromiso al que se ven obligados cada año, estas cenas tienen la misión de fomentar las relaciones entre compañeros, incluyendo entre ellos a tus propios jefes. En ese momento tienes que plantearte que todos sois iguales, no hay jerarquía alguna, así que disfruta de la velada porque puede que no sea una idea tan mala. Además prácticamente son de obligada asistencia, así que será mejor que lo afrontes de la manera más positiva posible.

La cena de empresa es una forma ideal para afianzar las relaciones sociales con tus compañerosLa cena de empresa es una forma ideal para afianzar las relaciones sociales con tus compañeros

Consejos de comportamiento

- Lo primero que debes de tener claro es que la asistencia a las cenas de navidad de empresa no es obligatoria, por lo que decir que no debe suponerte ningún problema.

- Si has decidido finalmente acudir, primero tendrás que pensar en la indumentaria que vas a llevar. No debes caer en ningún exceso, ya que no es necesario destacar. Valora qué estilo es el que más acorde va, teniendo en cuenta el lugar y la clase que gente que va a ir a la cena.

- Es una buena ocasión para poder entablar nuevas relaciones entre compañeros o poder afianzar las que ya tienes, pero en un primer momento lo más recomendable es que estés con la gente más cercana a ti. Ya tendrás tiempo de hablar con el resto de las personas que acudan, pero mejor que todo vaya sucediendo de manera paulatina.

- Una vez que ya te sientas cómodo y empieces a hablar con tus compañeros de trabajo, elige bien lo temas a tratar. Lo más sencillo es hablar de temas comunes evitando aquello que pueda crear polémica, como puede ser la política. Es una cena de Navidad para pasarlo bien y disfrutar fuera del trabajo, para tratar ese tipo de temas ya tendréis otro momento. En caso de que el tema sea inevitable, intenta tratarlo de la manera más tolerante posible si te encuentras enfrente a una persona poco afín a tus ideas. Aparte de la política, otros de los temas que pueden causar conflicto cuando hay diversidad de ideas es la religión, así que será mejor que éste también le evites.

- Son compañeros de trabajo, no son tus amigos. Ten cuidado que, una vez pasada la velada, el exceso de confianza pueda hacer que cometas el error de confiar en quien no debes. Para evitarlo, intenta no hablar de ningún otro compañero de trabajo de manera negativa. No sabes hasta qué punto puedes llegar a confiar en esa otra persona, así que mejor que reserves esos comentarios para tu entorno más cercano.

Intenta no hablar de ningún otro compañeroIntenta no hablar de ningún otro compañero

- Cuidado con la bebida. Tendrás que saber medirte a la hora de la ingesta de alcohol ya que puede que dejes de controlar la situación como deberías y tus compañeros no son tus amigos, por lo que podrás arrepentirte a la mañana siguiente. Saber controlarte será un punto a tu favor ya que te dotará de cordura ante tus superiores.

- Tienes que saber comportarse en la mesa. Aunque sea obvio y se da por adquirido, puede que no se sea del todo consciente de que es una cena de empresa donde hay que saber adaptarse a la situación. Al igual que con el vestuario, a la hora de sentarse a disfrutar la comida, tienes que tener que tener en cuenta en donde te encuentras y comportarte acorde a esa circunstancia.

- Si eres fumador, controla las veces que sales a fumar. Intenta que coincida con la salida de más gente para que sea menos cantoso. Si sales mucho, puede que dé una mala imagen ya no a los asistentes, sino a tus jefes. Si quieres un referente para estar más seguro, mira a ver cómo se comportan en ese aspecto los jefes de la empresa para no destacar por encima de ellos.

- Tienes que saber cuándo marcharte. Estos eventos sólo tienen la misión de reunirse alrededor de la comida para poder afianzar los lazos entre los compañeros de empresa. Las cenas de navidad no deja de ser una excusa, pero no debe excederse. Si quieres seguir la fiesta, puedes hablar con la gente con la que estés y podéis hacerlo, pero en otro sitio. Por el contrario, si te levantas de la mesa antes de que se acabe la comida de los platos, es posible que se vea como una falta de educación o muestra de que no estás a gusto allí. Ten paciencia y abandona el lugar cuando lo haga la amplia mayoría.

- Sé agradecido con el evento y la comida. Puede que no sea gran cosa o que supere tus expectativas, pero igualmente un "gracias" al despedirte hará que quedes como alguien educado. Estas cenas de Navidad tienen su anfitrión y, como cuando se va a casa de alguien, hay que agradecer la comida y el servicio que nos han ofrecido.

Intenta agradecer siempre el evento y la comidaIntenta agradecer siempre el evento y la comida

Peligros y ventajas de las cenas de Navidad de empresa

La mayor ventaja de las cenas de Navidad de empresa y que debes de hacer de ella tu gran aliada, es que todos tus compañeros de trabajo y tú estáis en la misma tesitura de tener que sentaros a disfrutar de la comida con vuestros jefes, algo que puede que sea un tanto incómodo. Para relajarte puedes hablar con ellos olvidándote de donde estás hasta un límite lógico.

También tienen la ventaja de que puedes aumentar tus relaciones sociales dentro de la empresa, ya que en tu día a día sólo tienes relación con los que tienes cerca. Aunque hasta que no avance la cena no te encuentres a gusto, aprovecha cualquier momento para conocer al resto de tus compañeros. Eso sí, ten cuidado con no resultar forzado, deja que todo fluya sin prisa, sino darás una imagen bastante negativa de ti mismo.

Este tipo de evento tiene un peligro añadido al resto de las cenas que podemos tener. Si por ejemplo, en una reunión de amigos nos pasamos con el alcohol o nos excedemos en algún aspecto y se queda ahí. Sin embargo, si esto nos pasa en una cena de Navidad de empresa puede que quede más marcado en el recuerdo de los asistentes, entre los que están tus jefes, por lo que hay que ir con mucha más cautela.

A pesar de estas ventajas y peligros, lo mejor para cuando se va a un acto de estos, es ir tranquilo y tomarlo como un añadido a tu trabajo, que pase lo que pase puede llegar a influirte, tanto a favor como en contra. Por lo tanto, será mejor que seas comedido y dejes las extravagancias en casa antes de salir. Por lo demás, disfruta de la cena con tus compañeros.

Te puede interesar