Menú
Entrantes de Navidad: Consomé de Navidad
Entrantes de Navidad: Consomé de Navidad

Entrantes de Navidad: Consomé de Navidad

En casi todas las casas las cenas de Navidad comienzan con un sopa, algo calentito para entrar en calor en unos días caracterizados por las bajas temperaturas.

Tipo

Entrantes

Tiempo

120 minutos

Porciones

6 Personas

Dificultad

Media

Ingredientes para 6 personas

- Dos litros de agua fría (el caldo se hace con agua que no esté ya caliente)

- 200 gramos de carne de ternera

- 200 gramos de carne de gallina

- Una punta de jamón

- Tres huesos de ternera

- Un vaso de vino blanco

- Dos puerros

- Una zanahoria

- Una cebolla

- Dos dientes de ajo

- Perejil

- Sal

Si la sopa que pones a tus invitados es de pescado, algo bastante habitual en el norte de España, además de entrar en calor ya se tiene el estómago bastante lleno, porque tienden a ser contundentes. Si no queréis que vuestros invitados estén llenos al primer plato, ni tampoco eternizaros en la cocina, una buena receta es el consomé de Navidad.

Recibe este nombre porque se consume en invierno, aunque no se diferencia el que se hace en estos días con cualquier otro que se puede preparar cuando hace frío. El consomé es un entrante hecho a partir de huesos de carne y que es muy reconstituyente e, incluso, puede servir para abrir el apetito ante el resto de platos que conformen el menú.

Consomé de Navidad acompañado de panConsomé de Navidad acompañado de pan

Resulta una receta más económica que la sopa de pescado, por ejemplo, y requiere de menos tiempo de preparación. Además, no hace falta prepararla horas antes de la comida de Navidad, puede hacerse el día antes y estará perfecto siempre y cuando lo hayamos guardado en la nevera.

Comida de aprovechamiento

El consomé se puede considerar un entrante de aprovechamiento, es decir, se puede hacer con diversos ingredientes que tengamos por la cocina, aunque los más puristas recomiendan no mezclar distintos tipos de carne y hueso.

Una de las virtudes del consomé de Navidad es que no pasa nada si falta uno de los ingredientes porque se puede sustituir por otra carne y tampoco pasa nada si estamos escasos de alguna de las verduras. Apenas se notará en el resultado final.

Cómo preparar el consomé

Lo primero es limpiar la carne y las verduras. Hay quien decide trocearlas, aunque dado que luego hay que retirarlas yo sugiero verterlo todo entero a una olla con bastante altura. A continuación echamos el agua y el vino y salamos. Mejor no salar en exceso, porque el jamón le aporta sal y ya habrá tiempo después de rectificar.

Hay que esperar que la preparación hierva y veremos que poco a poco van saliendo impurezas a la superficie. Provienen de la grasa de la carne y es normal, basta retirarlas con una espumadera. Una vez haya llegado a ebullición se baja a medio fuego y se deja que se haga durante unos 45 minutos. Si habéis echado más de dos litros de agua, porque tengáis más de cuatro comensales, dejarlo cocinar unos cuantos minutos más.

Sopa de Navidad acompañado de un pincho de carneSopa de Navidad acompañado de un pincho de carne

Desgrasar el consomé de Navidad

Una vez ya está lista la receta hay que desgrasar el consomé. Para ello hay que retirar las verduras y la carne. Esta operación será muy fácil si las hemos dejado enteras, aunque es probable que alguna se haya deshecho por la cocción. Hay quien, para evitar este paso, lo que hace es incorporar la carne y las hortalizas en un saquito o bolsa apta para cocina. De ese modo dan sabor al caldo y se pueden retirar con suma facilidad.

Hay que colar el caldo y si es posible pasarlo por un paño limpio. Esto es mucho más efectivo que usar un colador, porque coge perfectamente todas las impurezas y únicamente deja que pase el consomé. Rectificamos de sal el caldo y ya tenemos nuestro entrante listo.

Consejos

Cómo presentar el consomé

Hay quien el consomé de Navidad lo presenta con la carne que ha utilizado troceada, aunque también se puede guardar para hacer cocido otro día o unas croquetas. Mi propuesta es acompañarlo de picatostes de pan o de huevo cocido rallado. Con cualquiera de estos dos además de darle un toque especial al consomé decoraremos su superficie, algo a tener en cuenta cuando estamos de celebración.

A la hora de presentar el consomé puede hacerse como antaño: llevarlo en una gran sopera a la mesa y allí ir sirviendo a cada comensal. Sin embargo, resulta más práctico y menos peligroso servirlo en cuencos individuales a los que ir añadiendo el acompañamiento elegido. En caso de no tener este tipo de recipientes podemos usar los clásicos platos soperos.

Comentarios