Menú
Carnes de Navidad: Costillas al vino tinto
Carnes de Navidad: Costillas al vino tinto

Carnes de Navidad: Costillas al vino tinto

Qué manjar más delicioso para deleitar a tus comensales en Navidad que unas sabrosas costillas estofadas al vino tinto.

Tipo

Carnes

Tiempo

180 minutos

Porciones

2 Personas

Dificultad

Media

Ingredientes para 2 personas

- 6 costillas de cerdo o cordero

- Una cebolla grande

- 3 dientes de ajo

- Una zanahoria

- Una patata

- Un grapadito de sal

- Un grapadito de pimienta negra

- Una pastilla de Avecrem con sabor a carne

- Un vaso grande de vino tinto

- Un vaso grande de agua

- Una hoja de laurel

- Un puñadito de perejil

- Aceite de oliva

(Si tenéis más invitados, añadid un ingrediente más por cada 4 costillas que incorporéis al plato.)

Este elaborado plato tan español es tan apetitoso que seducirá a todos los paladares. Lo único que necesitas son todos los ingredientes necesarios, sin excepciones, ya que en este plato la mezcla de sabores es imprescindible para darle un sabor excelente.

Cómo hacer la receta paso a paso

En primer lugar debemos lavar las costillas y dejarlas a un lado. A continuación pelaremos la patata, la cebolla, la zanahoria, los dientes de ajo y el perejil y los dejaremos también a un lado.

Olla con las verduras para hacer costillas al vino tintoOlla con las verduras para hacer costillas al vino tinto

Calentaremos una paella con aceite de oliva en abundancia a fuego medio. Pondremos en ella las costillas e iremos girándolas de un lado a otro para que queden bien cocinadas y nos se nos quemen.

En una olla aparte pondremos un chorrito de aceite de oliva y añadiremos la cebolla cortada en trozos grandes y los dientes de ajo solamente aplastados. Los dejaremos que se doren un poco y a continuación añadiremos la zanahoria y la patata cortadas también a trozos medianamente grandes.

Mientras seguimos girando la carne para que no se nos queme seguiremos cocinando en la olla donde tenemos todos los vegetales.

En un bol pondremos la pastilla de Avecrem de sabor a carne y le añadiremos un vaso de agua hirviendo (esto en caso de que no tengamos caldo de carne en tetra brick como lo venden en los supermercados. En caso de que sí lo tengáis, añadid un vaso grande de este caldo a la olla hirviendo a fuego lento).

Mezclaremos la pastilla de Avecrem con el agua hirviendo en el bol hasta que se deshaga del todo y, a continuación, lo añadiremos a la olla con donde se están cocinando los vegetales. Después, en la misma olla, añadiremos el vaso de vino tinto y el vaso de agua. Si crees que necesitas poner un poquito más de agua, pon medio vaso más como máximo.

Puede que mientras hemos hecho todo este proceso las costillas ya estén bien cocinadas (también depende de si te gustan muy o poco hechas, pero recomendamos que no estén crudas cerca del hueso, así que ten paciencia). Una vez estén bien cocinadas, apaga el fuego y ponlas a un lado.

Añade las cotillas al estofadoAñade las cotillas al estofado

Pondremos ahora la hoja de laurel rota a trocitos en la olla, el grapadito de sal y el de pimienta. Y para finalizar el perejil cortado en trozos grandes. Mezclaremos un poquito los alimentos para que el sabor se reparta bien. Si olemos el vapor, a parte de un fuerte aroma de vino tinto, sentiremos en nuestros paladares la perfecta y sabrosa mezcla de todos los ingredientes que van cociéndose a fuego lento.

Es ahora el momento perfecto para añadir las costillas al estofado, tapar la olla y dejarlo cocinar todo durante aproximadamente una hora. Al cabo de una hora volveremos a revisar que la carne haya quedado bien adobada con todos los sabores de todos los ingredientes añadidos. Si creemos que el tiempo de cocción es justo y que nuestras costillas ya están listas, retiraremos la olla del fuego y la dejaremos reposar durante un minuto.

Emplatado y presentación

Si queremos llevar todo el estofado a la mesa para servir a nuestros invitados ahí debemos escoger una bandeja que no sea completamente llana, ya que nuestro plato tiene una salsa muy sabrosa al vino tinto que deberá servirse por encima de las costillas. Así pues, una vez tengamos todo el contenido de la olla en la bandeja la llevaremos a la mesa y la serviremos en platos hondos.

Nuestro consejo es: primero colocar las costillas con unas tenacillas en el plato, a un lado. En el lado opuesto pondremos las patatas, zanahorias, cebollas y ajos con una cuchara agujereada, para que no arrastremos salsa con ella, sino solamente los vegetales. Una vez tenemos la carne y los acompañantes en seco, con una cuchara grande normal añadiremos la salsa delicadamente por encima de la carne y los vegetales.

Las costillas deberán estar adobándose junto al resto de ingredientes durante una horaLas costillas deberán estar adobándose junto al resto de ingredientes durante una hora

Si quieres hacerlo un poquito más moderno y estiloso, puedes separar la carne con las tenacillas y colocarla en una bandeja llana. Al otro lado de la bandeja pondremos todos los vegetales en seco y en un bol aparte pondremos toda la salsa. Podemos repartirlo en varios contenedores dependiendo del número de invitados que tengamos o de lo larga que sea la mesa.

Podemos o bien servir nosotros en un plato llano las costillas con las verduras al lado opuesto y un chorrito de salsa, en zic zac, por encima o dejar a los comensales que se sirvan al gusto. Así podrán añadirse más o menos en función de cómo les guste.

Si servimos los platos antes de llevarlos a la mesa y les añadimos nosotros la salsa por encima, podemos además añadir unas hojitas de perejil fresco por encima para que quede más bonito y apetitoso.

Costillas al vino tintoCostillas al vino tinto

Consejos

Trucos y sugerencias si existen

Este es un plato elaborado y lleno de sabores. No obstante, si tienes un paladar exigente o quieres que tus invitados se queden más maravillados que nunca, puedes añadirle más especias a esta receta. Debes pensar que si tienes el estómago un poco delicado o si padeces de acidez no deberías arriesgarte, sino ceñirte a la receta anterior.

Así pues, para los más valientes y con ganas de experimentar con nuevos y más fuertes sabores podríais añadirle, además del laurel, la pimienta negra y el perejil al plato anterior, también: tomillo, romero, orégano o cilantro.

El truco clave: elige un vino de buena calidad. No pedimos el más caro que encuentres, pero que tengas una garantía de que el sabor será excelente. Hacemos hincapié en este detalle tan concreto, ya que la carne tendrá mucho sabor a este alimento y debemos ser conscientes de que un vino poco sabroso o de menos calidad pueden influir extremadamente en el resultado final.

Comentarios