Menú
Carnes de Navidad: Cordero relleno de frutos secos
Carnes de Navidad: Cordero relleno de frutos secos

Carnes de Navidad: Cordero relleno de frutos secos

El cordero es una de las carnes más consumidas en las casas en la época de Navidad. Existen multitud de recetas para prepararlo y vamos a sugeriros una algo diferente, con relleno.

Tipo

Carnes

Tiempo

180 minutos

Porciones

4 Personas

Dificultad

Media

Ingredientes para 4 personas

- Un lomo de cordero

- Agua y aceite para cocinar la carne

- 100 gramos de almendras

- 100 gramos de nueces

- 100 gramos de piñones

Estos frutos secos se pueden sustituir por almendras, avellanas o cacahuetes y, en función del gusto de cada uno, se puede añadir un puñado de orejones para darle un cierto toque dulce

- Cuatro lonchas de bacon

- Especias para aromatizar (tomillo y romero)

Los ingredientes que llevará la carne por dentro son propios del invierno, como los frutos secos, lo que hace que esta propuesta sea especial para los días de Navidad. Además, es un relleno que no resulta demasiado pesado, como puede ocurrir con otros platos tradicionales de estas fechas.

Cuando hablamos de cordero relleno la pieza de carne en que pensamos es el lomo del animal, también se puede hacer con pierna, pero puede ser más difícil porque hay que deshuesar la carne y acabaremos echando más tiempo del querido en la cocina.

Lomos de cordero listos para cocinarLomos de cordero listos para cocinar

Preparar el lomo de cordero

Lo más práctico a la hora de cocinar el lomo relleno es pedir al carnicero que os lo prepare para rellenar y lo abra, de modo que al llegar a nuestra cocina únicamente tengamos que rellenarlo y cocinarlo. Con el lomo abierto aprovechamos para salarlo por las dos partes. No excederse, que los frutos secos también llevan sal.

Luego, colocaremos en su interior los frutos secos y el bacon, si nos hemos decantado por él. Hay quien pica los frutos secos, aunque yo sólo parto a la mitad las nueces y troceo el bacon. De este modo a la hora de comer se identificarán claramente todos los ingredientes utilizados en la receta.

Repartir el relleno de forma igualitaria pero sin acercarse a los extremos para evitar que se salga por fuera. Enrollamos la carne presionando y cerramos con cuerda para asegurar bien y que quede prensado. A la hora de la presentación en la comida de Navidad se agradecerá.

En una sartén, con un poco de aceite de oliva, marcamos la carne por todos los lados y la colocamos luego en una fuente para horno. Le añadimos un vaso de agua, para que facilite la cocción, y esparcimos las hierbas por encima del cordero.

El cordero se puede acompañar de una ensalada frescaEl cordero se puede acompañar de una ensalada fresca

Previamente habremos encendido el horno a 180 grados y una vez esté caliente introduciremos la carne para que se haga durante unos 30 minutos. Hay que estar vigilando cada cierto tiempo y dándole vuelta para que coja el mismo color por todas las partes.

Salsa para acompañar el cordero relleno

Una vez está lista la carne el jugo que queda en la bandeja se puede aprovechar para preparar una salsa. Contiene todos los jugos de la carne, por lo que está riquísima como acompañante. La desgrasamos y reservamos, porque la serviremos con el cordero en el plato de cada comensal.

A la carne le retiramos la cuerda y la rebanaremos en trozos de unos cuatro centímetros de ancho. Al hacerlo veremos que se identifican perfectamente los frutos secos empleados y si la carne se ha cocinado correctamente.

El cordero relleno es mejor emplatarlo en la cocina, antes de servir en la mesa, porque resulta más estético colocarlo en platos individuales que no en una gran fuente. Colocamos dos o tres rodajas de carne en cada uno y lo napamos con la salsa. Podemos decorar con algún fruto seco que nos haya sobrado de la preparación.

Consejos

Cordero relleno asado con patatasCordero relleno asado con patatas

Acompañamiento

El cordero es una carne bastante contundente, así que no es necesario ornamentar demasiado la receta. Se puede acompañar con patatas fritas o asadas, aunque yo soy más partidaria de una ensalada fresca que no aporte demasiada pesadez al plato.

Al llevar un relleno de frutos secos también se puede hacer un puré de castañas, propio de la temporada de invierno, y se puede tener preparado con anterioridad al día de Navidad. Es contundente, con lo que habría que servir poco a cada comensal.

Resulta muy fácil de hacer. Hay que cocer las castañas y pelarlas antes o después, según cada cual. Echarlas en un vaso batidor, añadirles leche y batir. En función de que queramos una consistencia más o menos sólida habrá que incorporar más o menos leche.

Comentarios