Menú
Miniroscones de Reyes

Miniroscones de Reyes

Este dulce es imprescindible durante las Navidades y con esta receta podrás hacer tu propia versión casera a tamaño reducido. ¡Ya verás como triunfarán entre toda tu familia y amigos!

Tipo

Postres

Tiempo

80 minutos

Porciones

1 Personas

Dificultad

Fácil

Ingredientes para 1 personas

100 gr. de harina

50 gr. de azúcar

20 gr. de manteca de cerdo

10 gr. de levadura de panadería

2 huevos

Frutas confitadas

Agua

Sal

El turrón, el mazapán o los polvorones son típicos dulces navideños que nunca pueden faltar. Pero, si hay un protagonista en el día de Reyes, ese es el roscón. Relleno de nata, con fruta escarchada, con sorpresa de la buena suerte o con haba que indica quién tiene que pagarlo, actualmente se pueden encontrar muchas variables de un roscón de Reyes que tiene su origen muchos siglos atrás y que comenzó como una simple torta hecha con miel, frutos secos, dátiles e higos que preparaban los paganos durante la fiesta en honor al dios de las cosechas Saturno. Hoy en día es una masa que se elabora en varias tandas y reposos para que la levadura actúe y el resultado sea un bollo esponjoso y con mucha miga. Este dulce se puede comprar en cualquier panadería durante toda la Navidad e, incluso, varias semanas después del 6 de enero. Pero, ¿y la satisfacción que da hacer tu propio roscón de Reyes casero? Aquí te presentamos la receta con la que hacer 4 miniroscones, perfectos para celebrar un desayuno digno de los Reyes Magos.

Es el postre estrella de la NavidadEs el postre estrella de la Navidad

  1. Prepara la masa madre diluyendo los 10 gramos de levadura de panadería en 75 mililitros de agua templada.
  2. En un recipiente amplio junta la levadura diluida con 75 gramos de harina. Amasa con ayuda de las manos hasta tener una mezcla homogénea.
  3. Tapa el recipiente con un paño de cocina limpio y deja que la masa repose a temperatura ambiente durante 20 minutos, hasta que haya doblado su tamaño.
  4. Para preparar la segunda masa mezcla los 20 gramos de manteca de cerdo con 65 mililitros de agua, 35 gramos de azúcar y una pizca de sal con una batidora de varillas.
  5. Incorpora 1 huevo y el resto de la harina y trabaja la masa con las manos hasta que todos los ingredientes se hayan ligado perfectamente.
  6. A la segunda masa incorpora la masa madre, trabajando ambas durante unos 5 minutos para que se unan entre sí.
  7. Divide la masa en 4 porciones y dales forma de miniroscón. Colócalos encima de la bandeja del horno previamente forrada con papel de hornear y con cuidado de que haya suficiente espacio entre cada uno.
  8. Tapa los miniroscones con un paño de cocina y vuelve a dejar que reposen a temperatura ambiente durante 2 horas.
  9. Pon a calentar el horno a 230ºC y, mientras tanto, prepara los roscos para meterlos.
  10. Bate el huevo y pinta la superficie de cada roscón con un pincel de cocina y luego reparte la fruta escarchada que hayas elegido.
  11. Mete en el horno durante 15 minutos, luego sácalos y deja que se enfríen sobre una rejilla.
  12. Antes de servirlos, espolvorea un poco de azúcar mezclado con unas gotas de agua por encima.

Receta completa

La preparación de estos miniroscones de Reyes se hace elaborando primero una masa madre que debe dejarse reposar y luego una segunda masa, al igual que ocurre cuando se prepara un roscón tradicional. Para comenzar con la primera elaboración, tendrás que diluir los 10 gramos de levadura en 75 mililitros de agua templada, ya que si está fría costará más que se disuelva completamente. A continuación, vierte la levadura diluida en un recipiente amplio y agrega también 75 gramos de harina. Con las manos trabaja la mezcla hasta que la masa se haya ligado por completo. Entonces tapa el recipiente con un paño de cocina limpio y deja reposar la mezcla a temperatura ambiente durante 20 minutos.

Puedes rellenarlo de lo que más te gustePuedes rellenarlo de lo que más te guste

Cuando haya pasado el tiempo indicado podrás comprobar que la masa ha doblado su volumen por efecto de la levadura. Ahora es el momento de comenzar con la segunda masa, dejando la primera reservada para más adelante. En otro recipiente pon 65 mililitros de agua junto a una pizca de sal, los 20 gramos de manteca de cerdo -que puedes sustituir por mantequilla si lo prefieres- y 35 gramos de azúcar. Bate con unas varillas eléctricas y luego incorpora 1 huevo y el resto de la harina. Ahora tendrás que volver a utilizar las manos para amasar hasta tener una mezcla homogénea, momento en el que deberás que añadir la masa madre y seguir amasando durante unos 5 minutos más, cuando ambas se hayan integrado por completo.

Divide la masa en 4 porciones iguales y luego dales forma de roscón con el característico agujero en el centro. Si quieres meter la típica sorpresa de la suerte o el haba, ahora es el momento: haz un pequeño agujero en la masa y mete en él el objeto. Así, cuando la masa crezca también lo hará alrededor de la sorpresa y quedará completamente oculto. Cuando los tengas hechos, forra la bandeja del horno en el que los vayas a hornear con un poco de papel vegetal o papel de hornear y coloca los 4 mini roscones en ella. Asegúrate de que hay distancia entre unos y otros para evitar que se peguen al crecer en el horno. Luego tapa las masas con un paño de cocina y vuelve a dejar que reposen, pero esta vez durante 2 horas. Una vez pasado ese tiempo será el momento de calentar el horno a 230ºC grados y preparar los roscones para meterlos en él.

Bate el huevo y pinta con él la parte superior de los roscos, luego decóralos con la fruta escarchada que hayas elegido. También puedes echar algunas almendras laminadas por encima o un poco de mantequilla. Mételos en el horno durante 15 minutos con calor arriba y abajo y con el ventilador puesto. Pasado ese tiempo, pincha los miniroscones con la punta de un cuchillo para asegurarte de que la masa está perfectamente cocida. Si la punta sale con masa pegada, deja que se horneen un poco más y cúbrelos con papel de aluminio si ves que se están tostando demasiado. En caso de que ya estén listos tan solo te quedará sacarlos y dejar que se templen un poco sobre una rejilla. A la hora de servirlos no te olvides de espolvorear un poco más de azúcar mezclado en unas gotas de agua por encima.

Comentarios