Menú
¿De dónde viene lo de dejar carbón los Reyes Magos a los niños malos?

UNA TRADICIÓN

¿De dónde viene lo de dejar carbón los Reyes Magos a los niños malos?

Son muchas las leyendas que hay alrededor de este dulce tan típico el día que llegan los Reyes Magos de Oriente.

¿De dónde viene lo de dejar carbón los Reyes Magos a los niños malos?

De pequeños todos hemos escuchado que si nos portábamos mal los Reyes magos tan solo nos traerían carbón en señal de castigo, sin embargo, lo que muchos no saben es por qué existe esta tradición, algo que comenzó mucho antes que Santa Claus y que se trata de algo asociado a folclores navideños de diferentes lugares del mundo. Sea como fuere, lo más importante es portarse bien, porque de esta manera no solo traerán carbón dulce, sino muchos regalos más.

Son muchas las historias que están unidas a esta tradición, aunque hay una que tiene mucha fuerza. Una de las teorías sobre este origen cuenta que el carbón se dejaba a los familiares con escasos recursos económicos. Se pensaba que los pobres eran indigentes, pero Papá Noel dejaría este fósil para que los niños pudieran encender el fuego para mantenerse calientes durante las largas noches de invierno. Con esta historia, más que un castigo, es un regalo.

El carbón dulce se ha convertido en toda una tradiciónEl carbón dulce se ha convertido en toda una tradición

Otra de las teorías es que Papá Noel bajaba por las chimeneas de los hogares para dejar los regalos en las casas, y cuando llegaba a algunas en las que descubría que un niño se había portado mal no dejaba regalos, sino carbón de la propia chimenea por la que había accedido.

Una de las teorías más extendidas sobre el origen de esta tradición se atribuía al paje Carbonilla, un paje de los Reyes Magos que tenía como misión vigilar a los niños durante todo el año para saber si se habían portado bien o mal. Cuando Sus Majestades se encargan de leer las cartas, es él el que se encarga de decir si tienen que hacer entrega de regalos o de carbón como castigo. En el caso de que fuera carbón, sería el mismo Carbonilla el encargado de llevárselo. Pero para otros este paje no existe, y es el mismo Rey Baltasar el desafortunado que castiga a los niños con carbón dulce. Él era asociado con esto, y mientras en el pasado Melchor llevaba ropa y zapatos y Gaspar comida como frutos secos o miel. Y en relación a los Reyes Magos, hay quienes dicen que dicho carbón no es más que la ceniza del incienso y la mirra.

El Hombre noble

Pero más allá de Papá Noel o los Reyes Magos, también se ha llegado a decir que pequeños duendes son los encargados de hacer esta entrega, y esto viene de las variantes de la leyenda del 'hombre noble'. Este hombre era pobre y tenía 5 hijas. Cuando éstas alcanzaron edad para casarse, él estaba triste porque no podía casarlas ya que éstas no tenían dote, y haciendo alusión al calcetín en la chimena, colocó los de sus hijas, despertándose al día siguiente con monedas para la que había sido buena, pero carbón para la que había sido mala.

Se puede entregar como si fuera un regaloSe puede entregar como si fuera un regalo

La leyenda del Olentzero

En Navarra no es Carbonilla sino el Olentzero el encargado de llevar el carbón a los niños que se portaban mal. Este era un carbonero que vivía en el monte y al que no le gustaban nada los niños, entonce cuando iba a vender carbón, los niños se escondían de él, y comenzaron a creer que ese carbón dulce era para los niños cuando estaba colocado al lado de los regalos navideños.

¿Cómo se hace el carbón dulce?

Con los años ha derivado no en el carbón que se usa en las chimeneas, sino en uno que recuerda más a una chuche, porque es dulce. El ingrediente principal del mismo es el azúcar, tanto normal como glas. Para elaborar este dulce en casa tiene que usar los siguientes ingredientes:

  • 200 gr. de azúcar glas
  • 1 huevo
  • 1 limón
  • Colorante negro (se puede encontrar en tiendas de repostería, tanto en polvo como en gel)
  • 700 gr. de azúcar
  • 230 ml. de agua

Se come el mismo día que el roscón de ReyesSe come el mismo día que el roscón de Reyes

Lo primero que tienes que hacer es elaborar la glasa, que se trata de una mezcla de azúcar glas, una clara de huevo y una chucharadita de jugo de limón. Cuando tengas todos estos ingredientes, mézclalos hasta que consigas una masa espesa. Pero lo más importante en este caso es que se consiga su característico color negro, por eso debes añadir colorante alimentario de dicho color a esta mezcla conseguida. Este colorante se puede encontrar en la mayoría de supermercados.

También hay que hacer el almíbar, mezclando un poco de agua con azúcar normal. Consigue que esté a unos 130ºC hasta que el agua hierva, se tiene que ir quedando duro. Después mezcla la glasa anterior con el almíbar, mueve bien y espera a que su tamaño aumente. Cuando lo hayas conseguido, retira del fuego y espera a que se vaya expandiendo poco a poco, este proceso es en realidad la cristalización del azúcar. Cuando lo tengas terminado, córtalo en trozos, y antes puedes dejarlo reposar en un molde.

Te puede interesar